Hola fierecilla, soy Deb Rodríguez

Te ayudo con la gestión interna de tu negocio como forma de autocuidado.

Mi objetivo es ayudarte a ganar calma y bienestar en la gestión de tu negocio para que puedas disfrutarlo. Esto te hará tener mayor calma mental para tomar las decisiones correctas cada día.

Te ayudo a mejorar la productividad y la rentabilidad con el fin de mejorar tu autocuidado y calidad de vida.

Las finanzas y el control de los procesos traen de cabeza a muchas emprendedoras y empresarias. Y si eres una persona altamente sensible (PAS) como yo esto te provoca un desgaste de energía muy acusado. Todo lo vivimos con más intensidad.

¿Y cómo se consigue eso?

Ayudándote con tus finanzas

A través de un conocimiento claro de las finanzas de tu empresa y de las tuyas personales.

A ninguno nos han enseñado educación financiera en los colegios, y los números nos suelen causar rechazo.

Pero yo te ayudo con ellos y te los explico de una manera clara y sencilla, para que conozcas la rentabilidad de tu empresa, y sepas lo que necesitas en cada momento.

Organizando tus Procesos

Con una organización clara y precisa de los procesos de tu negocio.

Nuestra manera de trabajar es sistemática y hay determinadas acciones que siempre hacemos igual.

Pues ¿por qué no crear un sistema para que puedas automatizar acciones? Yo te ayudo y enseño a documentar, organizar y estructurar los procesos de tu empresa para que optimices el tiempo y no malgastes energía en tareas recurrentes.

¿Por qué fierecilla?

Porque es un paralelismo de las fierecillas salvajes que sobreviven en la naturaleza.

Igual que tú y yo sobrevivimos en el mundo emprendedor.

Pero ¿quién soy yo?

Estudié matemáticas, me especialicé en gestión de empresas, nunca he dejado de bailar, y hoy ayudo a emprendedoras altamente sensibles a construir una base sólida que les permita crecer en sus proyectos.

Emprendí, también, para vivir más cerca del arte.

Y es que para mí emprender fue eso, cambiar de vida, iniciar un nuevo camino, abrir horizontes y desafiar mis límites, llegar más lejos.

Apostar por mí, por la vida que quería. Una vida en la que el arte, sobre todo en forma de interpretación y danza, tendría papel protagonista.

Dar con esa contradicción en mí, atreverme a vivirla así, lo cambió todo. Soy matemática, y soy creativa. Soy orden y soy ideas en ebullición. Soy números, y soy notas musicales. Soy estructura y, a la vez, soy colores y formas nuevas.

Deb Rodriguez

Sé que una empresa necesita, precisamente, estructura y orden para crecer de forma equilibrada, de forma que te dé la libertad que buscabas al emprender.

Y lo sé porque cuando acabé la carrera me fui a trabajar a la empresa familiar para ayudar a mi padre.

En un momento me encontré gestionando dos empresas y descubrí que nadie nos enseña a poner estructura ni a interpretar los números de nuestros negocios.

Ahí es donde aprendí que las buenas decisiones y la calma empresarial llegan cuando se pone orden: se conocen bien los números y se crean procesos para dotar de estructura al negocio.

Por eso me he decidido a ayudarte si te sientes abrumada con tu negocio porque:

Quiero ayudarte a tener una empresa con la que disfrutes y que te deje tiempo para dedicarte a ti y a las personas que más quieres.

Porque el éxito empresarial implica lograr un equilibrio entre tu vida como emprendedora y tu vida personal.

Te cuento algunas curiosidades mías.

Soy vegetariana y comprometida con el medio ambiente.

Nací en Vielha, en el Pirineo.

Y crecí en medio del campo, sin agua y sin luz hasta los 10 o 12 años. Esto me ha hecho estar siempre muy conectada con el bosque.

Soy la mayor de tres hermanas.

Ellas dos son muy seguidas así que tuve que espabilar rápido. Pero ellas son una parte esencial de mí.

Me gusta que me lo expliquen todo porque no me creo el sí porque sí.

He sido lo que se denomina buena niña, pero siempre me he cuestionado las cosas. Por eso ahora me gusta que quien trabaja conmigo tenga toda la información para entender las cosas.

Me molestan mucho, mucho las injusticias.

No sé si lo sabes, pero soy PAS (persona altamente sensible).

Toco el piano y la flauta travesera, hago canto lírico y moderno.

Ya te he contado que tengo un lado creativo. Me apasiona la danza oriental fusión y moderna. Y el teatro es uno de mis últimos descubrimientos.

Me encanta la astronomía y la programación.

Manifiesto

Pero como veo que te apetece saber un poco más de mí, y soy de las que piensan que es muy importante encontrar personas con las que encajo bien; aquí te dejo mi manifiesto. En él te cuento un poco más quién soy, pero sobre todo cuáles son mis principios.

La humildad, la amabilidad, la empatía y la gratitud me parecen imprescindibles para crecer, evolucionar y hacer de nuestras vidas algo significativo.

Me declaro escéptica

No hago actos de fe y todo lo razono y experimento. El método científico me ayuda a poner los pies en la tierra.

Trabajo mucho en mi salud mental

Creo que normalizar enfermedades como la depresión o la ansiedad es algo muy importante porque siguen siendo tabú y las personas que las padecen son grandes incomprendidas.

Sentir es imprescindible. Las cosas sin sentimiento se quedan mal hechas o a medias.

Soy feminista

Aunque a veces me cueste procesar algunos discursos y actitudes. Aún queda mucho por hacer para conseguir la igualdad entre sexos, sin embargo me resulta muy inspirador todo lo que ya se ha conseguido

Me siento muy identificada con el movimiento del “Body positivism”

Aunque de nuevo hay parte del discurso que me cuesta comprender.

Intento no juzgar nunca lo que desconozco, porque para tener una idea adecuada al respecto hay que disponer de mucha información que a menudo se nos escapa.

Creo que se puede aprender mucho de la naturaleza de las personas cuando las observas tratar con desconocidos

Sobretodo si trabajan de cara al público.

Me emociona en demasía lo pequeños que somos dentro de un universo tan inmenso

Tan insignificantes y a la vez algo tan grande fruto de muchas casualidades. Me parece precioso.

A mi parecer, las grandes cosas se consiguen sumando granitos de arena

Por eso, hago todo lo que está en mis manos por cuidar de nuestro planeta y que sea un lugar habitable para las generaciones venideras.

Opino que lo más importante de cualquier proyecto, tanto personal como profesional, es disfrutar del camino, estar presente

Por eso me gusta tanto dedicarme a hacer más fácil el camino de personas como tú.

Errar y aprender es necesario

Asumir los errores, afrontarlos y tomárselo con un poco de humor, también.

Detesto y condeno toda forma de maltrato a cualquier ser vivo

Ahora ya me conoces un poquito más, y sabes cuáles son mis principios básicos...

¿Crees que podemos encajar?